LA RESISTENCIA DE LOS ARGANES AL FRÍO

Es sabido que los arganes (Argania Spinosa) no son unos árboles famosos por su tolerancia a las heladas fuertes, mas bien, son muy conocidos por su altísima resistencia a las sequías prolongadas y las altas temperaturas.

Pese a ello, hemos comprobado de primera mano que su tolerancia a las heladas y al frío es mucho más alta de lo que puede parecer a simple vista. 

Su resistencia a las heladas aumenta exponencialmente de un año a otro y a medida que los ejemplares son cada vez más grandes, su resistencia y dureza a los inviernos fríos aumenta. 

Los ejemplares de dos años resisten heladas suaves esporádicas de entre -1 a -2 grados y a medida que los arganes crecen pueden llegar a soportar heladas más fuertes y prolongadas en el tiempo.

Otro dato muy importante a conocer, es que los frutos del argán no se mueren con la llegada de las heladas suaves tal y como os comentamos en el siguiente vídeo. 

Debido a que al llegar el invierno, el argán tiene muy desarrollada la semilla tras seis meses de formación, el frío fuerte, no llega a entrar dentro de la misma.

En ejemplares jóvenes, y si se dan heladas prolongadas, se puede llegar a presentar la quemadura de las puntas de las ramas del argán que posteriormente volverán a rebrotar y seguir creciendo al inicio de la primavera sin ningún problema y creciendo mucho más rápido.


MEDIDAS PARA PROTEGER LOS ARGANES EN CASO DE HELADAS INTENSAS Y PROLONGADAS

En caso de que veáis que se acerca una ola de frío muy intensa y tendréis temperaturas con heladas prolongadas en ejemplares jóvenes, damos algunos consejos para evitar que puedan sufrir esas quemaduras que os detallamos anteriormente: 


-USO DE MANTA TÉRMICA: Es un muy buen recurso para proteger a los ejemplares de argán más jóvenes, podéis cubrir lo ejemplares con manta térmica mientras dure las fuertes heladas o durante el periodo invernal. 

-USO DE MALLA DE SOMBREO: Otra muy buena técnica es simplemente cubrir los ejemplares con una malla de sombreo de esta forma protegeréis vuestros ejemplares de las fuertes heladas. 

-USO DE AGUA POR ASPERSIÓN: En algunas ocasiones y cuando van a empezar las heladas se opta por regar el cultivo mediante aspersión hasta que el sol hace acto de presencia ya bien entrada la mañana. (Nunca dejar de regar al empezar el día, alargar el riego hasta que la mañana esté avanzada).   

-Cultivo de arganes en laderas de elevaciones: El sistema de cultivo en laderas, permitirá que las heladas sean mucho menos intensas y menos prolongadas en el tiempo. Protegiendo de esta forma a los arganes. Al mismo tiempo facilitará que los arganes no sufran encharcamiento en las raíces.